0

Que la estética del pecho es una preocupación para las mujeres españolas lo confirman los datos. Las cirugías de esta zona son las más demandadas en nuestro país, donde, según señala el cirujano Jesús Benito Ruiz, presidente de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP), se realizan alrededor de 65.000 anuales.

Para el doctor Ramón Vila-Rovira (con clínicas en Madrid y Barcelona) suponen el 40% de todo el trabajo realizado, por encima de las liposucciones.

De entre todas las intervenciones de pecho, “las intervenciones más demandas son las de aumento o reducción; entre los 30 y los 40 años, en concreto, lo que se suele solicitar es un mayor tamaño”, declara la cirujana Conchita Pinilla (en Zaragoza). Precisamente esta gran demanda lleva a que surjan muchas dudas y leyendas urbanas alrededor de la cirugía de mamas. Las resolvemos de mano de expertos en la materia.

HAY UNA EDAD MÍNIMA PARA AUMENTARSE EL PECHO

Verdad. No nos referimos tanto a haber alcanzado una mayoría de edad para entrar en quirófano, sino a que «es conveniente esperar a que el pecho se haya desarrollado por completo», señala Conchita Pinilla.

NO ME PUEDO OPERAR ANTES DE SER MADRE

Mito. “No hay problema para someterse a un aumento mamario antes de tener descendencia, aunque siempre aconsejo no engordar mucho durante el embarazo para evitar deformaciones no deseadas. Y hay que recordar que el pecho sufre menos modificaciones una vez que se ha sido madre”, cuenta Pinilla.

NO PUEDO AMAMANTAR SI LLEVO PRÓTESIS

Mito. Responde la doctora Pilar de Frutos. “No hay contraindicación alguna y no existe ningún tipo de inconveniente ni para la mamá ni para el bebé, no se suele tocar la glándula mamaria en las intervenciones. Es una decisión totalmente personal. Lo que sí hay que tener en cuenta, pero lo mismo ocurre en las mujeres no operadas, es que la mama puede sufrir cambios estéticos importantes al dar de mamar”.

HAY SOLO UN TIPO DE IMPLANTE

Mito. La evolución en implantes hace posible que cada pecho se ajuste a la medida de su receptora. Señala Vila-Rovira que han evolucionado tanto como los teléfonos en los últimos años.

«Los más comunes son los de gel de silicona, seguros porque el material es cohesivo y no se desprende en caso de rotura. Los hay también de solución salina. En cuanto a formas, se puede elegir entre redonda, totalmente simétrica, y anatómica, que imita el perfil natural del pecho. La superficie puede variar entre lisa y texturizada», enumera el doctor Carlos del Cacho, cirujano plástico y responsable de la Unidad de Seguimiento de Implantes Mamarios de Clínica Planas.

PUEDO AUMENTARME EL PECHO CON GRASA EN LUGAR DE IMPLANTES

Sí, pero… No es que no se no se pueda hacer, de hecho, como explica Ramón Vila-Rovira, la grasa propia (extraída tras una liposucción, centrifugada, con sus células madre y factores de crecimiento) puede ser un buen coadyuvante en las mastopexias de aumento para perfeccionar la forma, pero su uso en solitario, el denominado lipofilling, para dar volumen, aún plantea inconvenientes.

«Parte de la grasa que se infiltra se reabsorbe (se calcula que un 30%) y no se puede saber con exactitud en qué medida se dará eso en cada paciente», comenta el experto. Lo ideal sería hacer unas tres o cuatro infiltraciones espaciadas al cabo de los meses. «Podría llegar a funcionar -la forma queda muy natural, su evolución queda ligada a la del propio cuerpo, acoplándose a los cambios de peso y el envejecimiento- cuando podamos prever el resultado exacto», explica el experto.

EXISTE EL AUMENTO CON ÁCIDO HIALURÓNICO

Sí… pero no. Tuvo un amago hace algo más de una década, pero no ha cuajado su uso, y actualmente nadie lo utiliza. “Habría que usar una cantidad enorme (200 o 300 cm3) y al cabo de un año ya se habría reabsorbido todo, por lo que se pierde dinero. Hay contradicción entre calidad, cantidad, precio y resultados”, explica Vila-Rovira.

Además, podría dar problemas por la aparición de microquistes que no se absorben. Actualmente, nadie utiliza el ácido hialurónico para las operaciones de pecho.

EL POSOPERATORIO ES UN ROLLO…

Mito. Actualmente conlleva muy pocas molestias, ya que en muy pocas mujeres se recorta el músculo pectoral. A los siete días ya se puede volver a la rutina normal. No se colocan puntos externos, sólo internos, y no hay que retirarlos.

Las cicatrices que quedan, además, “son mínimas, muy finitas y, una vez terminadas las suturas internas, se aplica inmediatamente el láser UrgoTouch para que las sean imperceptible; tampoco se colocan drenajes”, enumera las ventajas Vila-Rovira.

PUEDO HACER EJERCICIO NADA MÁS OPERARME

No. “Aconsejamos esperar un mes para hacer esfuerzos que conlleven un bamboleo de la mama. Y, cuando retomemos la actividad física, hay que utilizar sujetadores deportivos de alto impacto”, recomienda Conchita Pinilla.

LOS IMPLANTES DURAN PARA TODA LA VIDA

Mito. El doctor Carlos del Cacho, cirujano plástico y responsable de la Unidad de Seguimiento de Implantes Mamarios de Clínica Planas responde: «Hay que tener presente que las prótesis no tienen una caducidad concreta, pero no son para siempre, duran unos 15-20 años».

Hay que recordar, además, que los implantes necesitan revisiones. “Los protocolos que detectan anomalías de manera precoz son una revisión bianual con ecografía durante los seis primeros años y una anual a partir de entonces”, explica Del Cacho.

UN IMPLANTE PUEDE EXPLOTAR SI VIAJAMOS EN AVIÓN

Mito. Una leyenda urbana sobre una famosa española hace que mucha gente piense, en cambio, que sí es cierto, que podría pasar. “Eso no va a pasar nunca”, zanja tajante Carlos del Cacho.

PERO ENTONCES… ¿UNA PRÓTESIS SE PUEDE ROMPER?

Verdad. Pero no por cosas como un golpe fuerte, tal y como matiza Del Cacho. “Unicamente pasaría en el caso de un accidente muy grave en el que se rompiese parte de la cubierta del implante (la envoltura del implante)”, indica. Cuando un implante se rompe, hay que retirar y valorar si se coloca un implante nuevo. Si aparecen contracturas, «se intentan romper de manera manual si las prótesis son de reciente colocación o, cuando llevan más tiempo, se recomiendan sesiones de ultrasonidos para favorecer dicha rotura. Si se fracasa, será necesaria una intervención quirúrgica», resume Carlos del Cacho.

HAY QUE MASAJEAR LOS IMPLANTES PARA EVITAR UN ENCAPSULAMIENTO

Era verdad, ahora cada vez menos... El encapsulamiento es un engrosamientos del tejido cicatricial que provoca rigidez y deformaciones. «Se recomendaban masajes en los implantes lisos para que el colágeno se alinease sobre ellos. Ahora se usan más los texturizados, donde el fenómeno no se produce, por lo que ejercer presión sobre ellos desorganizaría la cicatriz», advierte Jesús Benito Ruiz.

LOS IMPLANTES VIENEN ‘CON GARANTÍA’

Verdad. En España los cirujanos están obligados a registrar toda prótesis colocada y sus respectivos datos en el Registro Nacional de Implantes a modo de garantía ante hipotéticas incidencias.

Tomado de: https://www.elmundo.es/yodona/belleza/2020/11/04/5fa133e8fdddff573f8b45f3.html

 

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CONVENIOS

Ayuda

Pagos Online

Horario

Copyright © 2021, Clínica Láser

X
× ¿Cómo puedo ayudarte?